Juan Manuel Lillo

De Real Zaragoza. Zarapasionpedia

Juan Manuel Lillo Díez (Tolosa, Guipúzcoa, 2 de noviembre de 1965) es un entrenador de fútbol español.

A lo largo de su carrera ha entrenado a varios equipos en la Primera división española: UD Salamanca, Real Oviedo, CD Tenerife y Real Zaragoza. También entrenó al Dorados de Sinaloa en la Primera División de México.

Es recordado principalmente por haber logrado ascender a la UD Salamanca en dos temporadas consecutivas desde 2ªB hasta la Primera División española y haber debutado en esta categoría con 29 años como el entrenador más joven de la historia de la categoría.En la temporada 2008/2009 entreno a la Real Sociedad de Fútbol en la Liga Adelante (Segunda División).

Actualmente entrena a la Unión Deportiva Almería de la Primera División de España.

Contenido

Biografía

Un aspecto destacado de la biografía de Juanma Lillo es que dejó la práctica del fútbol muy joven. Empezó a entrenar cuando solo tenía 16 años. Según sus propias declaraciones fue un futbolista frustrado.

Entrenó primero a equipos de su pueblo natal; el Amaroz KE y el Tolosa CF al que dirigió ya en Tercera División con apenas 20 años. De ahí fue fichado por el CD Mirandés en dos ocasiones. En la primer etapa mirandesista, la de 1988-1989, ascendió de Tercera a Segunda División B. En 1991 pasó a entrenar a la Cultural Leonesa en la Segunda División B durante la temporada 1991-92 En la Leonesa utilizaba ya la alineación 4-2-3-1, de la que es considerado inventor y que tan buenos resultados le daría en Salamanca. Lillo tuvo una carrera meteórica como entrenador siendo el entrenador más joven en haber obtenido el título nacional de entrenador.

La etapa de la UD Salamanca (1992-96)

Juanma Lillo cimentó su prestigio como entrenador principalmente por su etapa al frente de la Unión Deportiva Salamanca. El Salamanca, un equipo que había estado 9 temporadas en Primera División entre 1974 y 1984 se encontraba en aquel entonces en el pozo de la Segunda división B. La temporada anterior el equipo había fallado en el play-off de ascenso a Segunda División. El presidente y propietario del club. Juan José Hidalgo, apostó en el verano de 1992 por el joven y poco conocido técnico vasco, que solo contaba con 26 años de edad, para que se hiciera cargo del equipo. La labor de Lillo en la Leonesa la temporada anterior fue determinante en el fichaje. De la mano de Lillo, el Salamanca se mostró muy sólido esa temporada; acabó la temporada en 2ª posición, pero falló en el play-off del ascenso, siendo este para el Hércules CF. Aunque se había fallado en el objetivo final, dado que había realizado una buena temporada, el club depositó de nuevo la confianza en Lillo de cara a la temporada 1993-94, ya que el presidente tenía un proyecto de ascenso a más largo plazo.

La segunda temporada, manteniendo como base el equipo de la campaña anterior, el Salamanca volvió a solventar con relativa facilidad la fase regular y fue campeona de su grupo. El equipo base estaba formado por Olabe, Sito, Rodolfo, Torrecilla, Josema, Medina, Sukunza, Carlos, Barbará, Vellisca y Quico. En el Play-off, al tercer intento consecutivo, obtuvo el Salamanca el premio del ascenso. El Salamanca se impuso al Levante UD, UD Las Palmas y Barakaldo CF en la liguilla final. Esa temporada comenzó a sonar el nombre de Lillo como posible técnico del Real Valladolid y a comentarse el excelente juego que realizaba aquel equipo.

La temporada 1994-95 fue posiblemente la más brillante de la carrera de Lillo. Con pocos refuerzos esa temporada y manteniendo la base del equipo anterior (cabe destacar la llegada del decisivo Ismael Urzaiz a aquel equipo), Lillo consiguió que su UD Salamanca se convierta en uno de los equipos revelación de la Segunda División y se colase finalmente en la promoción de ascenso al lograr la 4ª plaza. Su eliminatora de promoción con el Albacete Balompié tuvo tintes épicos ya que el Salamanca remontó al Albacete Balompié un 0-2 obtenido en el partido de ida, forzando la prórroga y goleando en esta a los albaceteños a domicilio por 0-5.

La temporada 1995-96 es la del debut de Lillo en la Primera División española. Los dos ascensos consecutivos no habían pasado desapercibidos y Lillo se había convertido en uno de los técnicos de moda del fútbol español. En septiembre de 1995, con 29 años de edad, se convierte en el entrenador más joven en debutar en la Primera División española. Sin embargo, esa temporada se truncó su racha de buenos resultados. Aunque el juego del equipo no es del todo malo, le cuesta mucho puntuar y desde el comienzo de temporada ocupa las últimas plazas. Tras rumores de destitución a lo largo de la temporada, a finales de febrero de 1996, tras perder en casa con el Rayo Vallecano, uno de sus rivales directos , Lillo es finalmente destituido. Había entrenado al equipo durante 28 jornadas, quedaba todavía un tercio de Liga, y su equipo ocupaba la penúltima plaza a 4 puntos de la salvación. En el momento de su destitución, Lillo contaba todavía con el apoyo de la inmensa mayoría de la afición salmantina, así como con el apoyo explícito de sus jugadores, que criticaron su destitución con una nota pública. Tras la destitución de Lillo, el equipo fue a peor y acabó en último lugar y descendido matemáticamente jornadas antes de acabar la Liga.

Paso por varios equipos de la Primera División

La temporada 1995-96 supuso también un punto de inflexión en la carrera de Lillo. A partir de entonces Lillo ha pasado por media docena de equipos y se puede decir que con poco o ningún éxito, lo que le ha valido ganarse cierta reputación de técnico ineficaz.

Con el buen prestigio obtenido a su paso por Salamanca todavía intacto, Lillo es fichado en el verano de 1996 por el Real Oviedo, equipo de la Primera División española que venía de realizar una campaña mediocre (13º) el año anterior. Sin embargo la temporada del Oviedo bajo la batuta de Lillo fue aun peor, la directiva le cesó en abril de 1997 cuando solo quedaban ocho jornadas para el final de la liga. Había obtenido 10 victorias, 8 empates y 16 derrotas y el equipo se encontraba en el puesto 17º a 3 puntos de la promoción. Su sustituto, José Antonio Novo mantuvo números similares y el equipo logró la salvación.

La temporada 1997-98 no comenzó entrenando a nadie, pero en febrero de 1998 recibió la llamada de la directiva del CD Tenerife, para enderezar el rumbo del equipo canario, por el que ya habían pasado tres entrenadores y que se encontraba en puestos de promoción. En Tenerife, Lillo realizó el cometido para el que había sido contratado, ya que logró librar al Tenerife del descenso y de la promoción en las últimas 13 jornadas que entrenó al club. Debido a ello la directiva le mantuvo la confianza y siguió la temporada 1998-99 al frente del equipo chicharrero. Sin embargo no llegó a comer el turrón. Fue destituido tras el último partido antes del parón navideño. Fue en la jornada 15 y el equipo se encontraba en puestos de descenso. El Tenerife acabó descendiendo aquella temporada.

Tras una temporada y media sin entrenar, en el verano de 2000 recibe la llamada del Real Zaragoza. El equipo aragonés se había clasificado para la Copa de la UEFA la temporada anterior, pero su entrenador, Txetxu Rojo, se había marchado al Athletic Club. El objetivo de Lillo al frente del club era repetir la clasificación europea y avanzar lo máximo posible en la UEFA. Sin embargo el Zaragoza fue eliminado a las primeras de cambio en la UEFA ante el Wisla Cracovia y el crédito de Lillo en la Liga se agotó para la jornada cuarta, cuando el equipo había empatado dos partidos y perdido otros dos. El brevísimo paso de Lillo de apenas tres meses por Zaragoza le supuso una importante pérdida de prestigio y le dejó cierta mella. Desde entonces no ha vuelto a entrenar en la Primera División Española.

Hasta 2003 estuvo alejado de los banquillos. Durante ese periodo cabe citar que ejerció como comentarista televisivo de Antena 3 durante la Copa Mundial de Fútbol de 2002.

En las elecciones a la Presidencia del FC Barcelona celebradas en junio de 2003, la candidatura de Lluis Bassat, que era la favorita, presentaba a Josep Guardiola como director deportivo; y este afirmó públicamente que Lillo sería el entrenador del Barça, pero finalmente salió elegido Joan Laporta, por lo que Lillo perdió su oportunidad de entrenar a uno de los equipos grandes de Europa.

Lillo en Segunda División

Tras fracasar la candidatura de Bassat, en el verano de 2003 aceptó la oferta para dirigir al CF Ciudad de Murcia, que iba a debutar en la Segunda División esa temporada. El objetivo del club era la permanencia y afianzarse de ese modo en la Segunda División. Los resultados del Ciudad de Murcia no fueron todo lo buenos que se esperaba al comienzo de la Liga a pesar de que el equipo desarrollaba un buen juego. En enero de 2004, a mitad de temporada, fue cesado por desavenencias con la Junta Directiva. El club logró mantenerse esa temporada.

La temporada siguiente, la 2004-05 fue elegido por otro modesto equipo de Segunda División que buscaba la permanencia, el Terrassa FC. En abril de 2005 fue cesado con el club al borde del descenso. EL Terrassa FC acabaría bajando a Segunda División B.

Lillo en México

En septiembre de 2005, con la temporada iniciada, Lillo se hizo cargo de un modesto conjunto mexicano, Dorados de Sinaloa, que luchaba en el Torneo de Clausura 2006 por no descender de la máxima categoría. Lillo heredó un equipo que había sumado cuatro puntos en las seis primeras jornadas. Lillo mejoró los registros del Dorados y trajo a Josep Guardiola, pero por cuestión del porcentual que marca los descensos y que se arrastra de temporadas anteriores el equipo culichi acabó descendiendo a la Primera "A" en la última jornada del Clausura 2006. El paso de Lillo por México no estuvo exento de polémica, ya que insinuó falta de limpieza en la competición mexicana por las soprendentes victorias de su rival en la lucha por el descenso San Luis Fútbol Club, ante equipos mucho más potentes que pertenecía también a Televisa, propietaria del San Luis. Estas declaraciones causaron que Lillo fuera duramente criticado en México.

Real Sociedad

Tras su paso por México, Lillo permaneció más de dos años sin entrenar hasta que el 2 de abril de 2008 fue nombrado entrenador de la Real Sociedad de Fútbol de San Sebastián, equipo que se encontraba inmerso en la lucha por el ascenso a la Primera división española. Cuando se hizo cargo del equipo la Real ocupaba el 4º puesto a uno del ascenso; Lillo se encargó de él en las últimas 11 jornadas de Liga. El equipo no obtuvo malos resultados (solo perdió un partido) y llegó a la última jornada con opciones de ascenso, pero no logró finalmente el objetivo.

El club ofreció la renovación a Lillo y el entrenador tolosarra se hizo cargo del equipo de cara a la temporada 2008-09, con el mismo objetivo de obtener el ascenso a Primera División, a pesar de la situación económica crítica que atravesaba el club. Aunque la Real Sociedad se movió toda la temporada por la parte alta de la clasificación fue incapaz de engancharse a la lucha por el ascenso en el tramo final de la temporada. Derrotas en partidos ante rivales directos en momentos clave de la temporada, lesiones de jugadores importantes, decisiones arbitrales controvertidos, pero sobre todo la irregularidad del equipo en sus partidos de casa frente al extraordinario rendimiento de sus rivales en la lucha por el ascenso hicieron que La Real llegó al final de la Liga sin opciones. Ocupó el 6º puesto en la clasificación, con solo 1 punto menos que la temporada anterior, pero a la abismal distancia de 14 puntos del tercer clasificado.

El club, que en algunos momentos de la temporada barajó la posibilidad de prorrogar el contrato de Lillo por una temporada más, anunció unas jornadas antes del final de Liga que el uruguayo Martín Lasarte dirigiría al club la temporada 2009-10.

UD Almería

El 20 de diciembre de 2009, con la derrota 2-0 ante el Espanyol en Cornellá-El Prat, Alfonso García, presidente de la UD Almería, decide destituir al técnico mexicano Hugo Sánchez. Después de barajarse varios nombres para su sustituto (Constantin Galca, Juan Carlos Carcedo, Paco Herrera, Luis Fernández, Diego Simeone, Luis Enrique, entre otros), finalmente el elegido fue Juanma Lillo, hasta final de temporada.

Clubes como entrenador

Club País Año
Amaroz KE Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png
Tolosa CF Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png
Club Deportivo Mirandés Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 1988-1989
1990-1991
Cultural Leonesa Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 1991-1992
Unión Deportiva Salamanca Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 1992-1996
Real Oviedo Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 1996-1997
CD Tenerife Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 1998
Real Zaragoza Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 2000
CF Ciudad de Murcia Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 2003-2004
Terrassa FC Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 2004-2005
Dorados de Sinaloa Plantilla:MEX 2005-2006
Real Sociedad de Fútbol Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 2008-2009
Unión Deportiva Almería Imagen:20px-Flag of Spain.svg.png 2009-2010

Enlaces externos